La Tierra del Cerrato

Cualquiera que haya estado por aquí ha visto que el tiempo y su paso van dejando huella en cada esquina del Cerrato.
Queremos ofreceros este texto precioso como homenaje a esta tierra, y a su poesía.

Estas casas están hechas con la carne del planeta
con tierra.
Son tierra y son Tierra.
Son carne
a veces sonrosada y a veces roja.
Para construirlas
primero
hay que arrancar la carne a la Tierra.
Después
en carne viva
se coloca con cuidado sobre los huesos.
Por último
se abre una puerta para que entre (y salga) el aliento.
En el dintel hay que poner un molinillo de café
cuatro o seis cerezas siamesas
una niña con gafas verdes
y después
contar hasta mil
tres veces.
Para destruirlas
no hay que hacer nada
nada.
Para los ojos de tiempo de las piedras
la hiedra es un fugaz latigazo
que abre un cuerpo.

Héctor Castrillejo San Millán
despoblación de cerrato 2

Anuncios

3 thoughts on “La Tierra del Cerrato

  1. Me gusta mucho la última frase “Para los ojos de tiempo de las piedras
    la hiedra es un fugaz latigazo que abre un cuerpo” me recuerda a la genial Violeta Parra “se va enredando enredando como en el muro la hiedra y va brotando brotando como el musguito en la piedra..”

  2. A mi me gusta toda la primera parte sobre la carne, algunos detalles también, como son tierra y son Tierra. Es muy bueno Hector, tiene mucho volumen tu poesía. ¡Continúa escribiendo!

  3. Esas casas nos devuelven al vientre materno, hacen de cada amanecer un nuevo renacer.
    Muy bonito Héctor, me gusta. Eres bueno!!… y lo sabes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s